Bullying: 5 señales de alerta de acoso escolar en el niño y adolescente

cta 1700

Bullying: 5 señales de alerta de acoso escolar en el niño y adolescente

Escrito por  Psic. Ruth Arteaga
Lunes, 02 de Octubre de 2017 08:00
https://www.institutoneurociencias.med.ec/blog/item/15053-bullying-senales-alerta-acoso-escolar-nino-adolescente
La víctima de bullying deja de hablar; se encierra en su cuarto o en sí mismo, pierde la alegría hacia la vida La víctima de bullying deja de hablar; se encierra en su cuarto o en sí mismo, pierde la alegría hacia la vida

El “bullying” o acoso escolar es la violencia escolar expresada en asedio, hostigamiento, persecución, amenaza, insultos, golpes, campañas para hacer daño a un niño, adolescente o semejante, de manera continuada en presencia de uno o de un grupo que hace de “espectador pasivo”, ya sea en público o a través de la vía informática (redes sociales) u otros medios.

El intimidar al otro puede ir desde las bromas, a la marginación o incluso al abuso con connotaciones sexuales o agresiones físicas. Se ataca al diferente, al menos fuerte, al tímido, al gordo, al moreno, al que usa lentes, al que tiene un nombre o apellido determinado, etc.

El ataque verbal o físico puede empezar por parte de alguien y luego, es común que se unan otros. Pueden centrarse en una sola persona, en donde no hay aliado alguno que lo ayude.

Este comportamiento hostil se debe a varios factores como el cultural, al utilizar la agresividad, no como una forma de vencer los obstáculos que se presentan en la vida, sino para vencer al otro. También el factor familiar, ya que el niño agresor se desarrolla y aprende a través de quien se hace cargo de su cuidado y crianza, quien sirve de modelo a seguir, si su cuidador es agresivo, el niño se comportará igual; y, finalmente, el factor social cuando el niño busca relacionarse con sus pares para reafirmar su identidad, si sus pares se burlan o maltratan a otros niños, él repetirá esa conducta para encajar.

Por su parte, el niño o joven víctima de acoso desarrollará sentimientos de culpabilidad, miedo, vergüenza e incluso envidia y odio hacia los demás, debido a que el “bullying” se vive como un rechazo o exclusión del otro por parte del mundo al cual forma parte, pudiendo llegar a repetir el maltrato y daño recibido con un semejante o tomando decisiones catastróficas como el suicidio.

Deseo compartir contigo 5 señales de alerta que te ayudarán a determinar si tu hijo/a está siendo víctima de bullying:

1. Oponerse a asistir a la institución educativa

El niño o adolescente puede negarse a ir a la escuela o colegio usando como pretexto un malestar estomacal, dolor de cabeza, etc. aunque lo que realmente busca es refugiarse en la seguridad de su familia y casa, debido al pánico y miedo que siente de enfrentarse nuevamente a su victimario.

2. Cambios de humor

Llanto, tristeza, carácter irritable, etc. son algunos de los cambios que puede expresar la víctima producto del estrés y depresión causada por la humillación constante a la que está expuesta.

3. Conductas extrañas

La víctima de bullying puede dejar de hablar; encerrarse en su cuarto, no comer bien, perder la alegría hacia la vida y mostrarse temeroso o ansioso, estas son señales de alerta que no deben dejar de preocupar a los padres.

4. Bajo rendimiento escolar

Cuando la víctima tiene antecedentes de buen rendimiento escolar y de repente pasa por una etapa de bajo rendimiento, el aspecto emocional puede estar repercutiendo en esta baja, producto del bullying.

5. Incapacidad para expresar o denunciar

A pesar de que la víctima vive con el sufrimiento de estar siendo humillado y burlado por su victimario, esta se encuentra paralizada sin poder expresar o denunciar el acoso, mostrando únicamente impotencia y frustración ante el abuso.

Las personas que son víctimas de bullying tienen una personalidad frágil y una pobre imagen de sí mismas o baja autoestima producto de problemas familiares, personales, trastornos conductuales, del aprendizaje, de la atención, del ánimo, ansiedad o discapacidad. Son personas que no han podido desarrollar herramientas positivas para entrar, confrontar y manejar un mundo exterior que puede resultar agresivo y caótico.

Qué podemos hacer

Existe la necesidad de trabajar en el reconocimiento de este fenómeno que permita un abordaje y un tratamiento multidisciplinario encaminado a detectar y desarrollar alternativas que prevengan las conductas de hostigamiento escolar.

Se vuelve necesario generar espacios en donde el niño o joven pueda expresar lo que le pasa, lo que siente, sus temores, angustias, dentro de la familia, dentro de la institución educativa, con los profesores, tutores, psicólogo, etc. Los padres por su parte deben observar, estar atentos, detectar e intervenir si es necesario, ya sea que su hijo sea la víctima o el victimario. Se debe permitir y favorecer en el hogar espacios de diálogo.

Las instituciones educativas, las autoridades, los profesores tienen un papel de gran importancia en el apoyo, orientación y seguridad de sus alumnos. Trabajar en un cambio de posición frente a esta problemática, dándole importancia, adoptando un rol activo, interviniendo como adulto no permitiendo, poniendo un límite, un orden al otro y así no pasar a formar parte de este fenómeno.

Inculquemos el valor de la amistad

Es importante que los padres enseñen a sus hijos que la amistad debe ser una relación, de elección libre, en donde deben prevalecer los vínculos de afecto, de correspondencia, tolerancia y respeto al derecho del otro teniendo en cuenta sus diferencias y semejanzas. El profesor también tiene un papel fundamental, ya que es el encargado de impartir orden, ser soporte, ofrecer seguridad y de transmitir conocimientos y valores dentro del aula de clases y la institución educativa.

Modificado por última vez el Lunes, 02 de Octubre de 2017 12:10
Psic. Ruth Arteaga

Psic. Ruth Arteaga

Psicóloga Clínica
Médico Tratante de Consulta Externa
Instituto de Neurociencias

Banner

AGENDA

Actualmente no hay eventos programados.
Ver Más Eventos

Boletín de Noticias

inc boton